Conoce las infecciones de los ojos más comunes

Conoce las infecciones de los ojos más comunes

Conoce aquí todo lo que debes saber sobre las infecciones comunes de los ojos: conjuntivitis, orzuelos, blefaritis, queratitis, etc. ¿Me acompañas?

¿Alguna vez has tenido una infección ocular? Has de saber que son de las enfermedades con los síntomas más incómodos y molestos. Entre ellos: dolor, ojos llorosos, enrojecimiento de ojos, sequedad ocular, visión borrosa, secreción del ojo, sensibilidad a la luz, picazón e hinchazón alrededor de los ojos.

Si te estás preguntando por qué ocurren las infecciones en los ojos, aquí te damos la respuesta. Las infecciones en los ojos se presentan cuando una bacteria, hongo o virus invade algún área del globo ocular o alguna zona adyacente. Esto incluye desde la córnea hasta la conjuntiva, que es la membrana delgada y húmeda que recubre la parte exterior del ojo y el interior de los párpados.

Por lo general, el humo, el polvo, la mala higiene, el cuidado inadecuado de los lentes de contacto, cuerpos extraños en el ojo, la luz UV y corrientes de aire son las causas más comunes de las infecciones oculares que estaremos viendo a continuación.

Conjuntivitis

Es una inflamación -o infección- de la membrana transparente que recubre el párpado y la parte blanca del globo ocular, es decir, la conjuntiva. Cuando ocurre, los vasos sanguíneos de la conjuntiva se inflaman, por ende la parte blanca del ojo se pone rojiza.

Puede ser causada por bacterias, virus, alergias u otros estímulos externos. Además, las afecciones que afectan el lagrimal también pueden detonar una conjuntivitis.

Síntomas: ojos rojos, picazón, inflamación, presión ocular, sensibilidad a la luz y exceso de secreciones.

Tratamiento: dependiendo de las causas es el tratamiento, para ello se distingue entre tres tipos de conjuntivitis: bacteriana, viral y alérgica.

¡Ojo! Aunque la conjuntivitis se suele solucionar por sí misma, de igual manera es recomendable acudir a un profesional de la salud visual, quien dará los cuidados pertinentes.

Orzuelos

Imagen tomada de: https://www.aao.org/

Se trata de una infección bacteriana que afecta a una -o más- de las pequeñas glándulas cercanas a la base de las pestañas, por eso se suele hacer un granito en esa zona, el cual es rojizo y doloroso.

¿Sabías qué? Los orzuelos pueden ser internos y externos. Los internos se hacen dentro del párpado, aunque a menudo no son visibles, pueden ocasionar enrojecimiento e inflamación del párpado. Los externos son los que se aprecian con más claridad.

Las razones por las cuales se producen son bastante diversas, pero entre las más comunes están la falta de higiene. Por ende, una buena higiene y cuidado ocular, como lavarse las manos antes de tocarse los ojos puede prevenirlos.

Además, la diabetes mellitus o un sistema inmune comprometido también puede causar orzuelos.

Tratamiento: los orzuelos suelen desaparecer por sí solos, por lo tanto no requieren ningún tratamiento especial, pero si no reducen con los días es mejor consultar con un oftalmólogo. ¡Eso sí! Evita presionarlo, ya que el pus podría extender la infección.

Infección del párpado (blefaritis)

Imagen tomada de: Sabervivirtv.

Ocurre por un bloqueo de las glándulas sebáceas del interior del párpado, el cual puede estar provocado por una irritación, infección o exceso de producción de grasa. Esto último hace que las glándulas se adhieran unas a otras y se genere la inflamación.

Síntomas: párpados rojos, secreciones, picazón, inflamación. La sensación de tener un cuerpo extraño en el ojo, las márgenes de los párpados brillantes o incrustaciones en la base de las pestañas también son algunas señales.

Tratamiento: generalmente cuando se siente algunos de los síntomas se debe acudir a un oftalmólogo, quien por medio de un examen confirmará si hay infección. En caso de que sí, el profesional suele prescribir el tratamiento correcto, como: gel o comprimidos antibióticos.

Infección de la córnea (queratitis)

Imagen tomada de: Eddie314_Wikipedia

Como su nombre lo indica es una inflamación de la córnea, la estructura transparente que se encuentra alrededor de la pupila y el iris. ¡Ojo! Se debe diagnosticar y tratar a tiempo porque puede afectar el globo ocular de manera profunda.

La causa principal que la produce es el cuidado inapropiado de los lentes de contacto. Por lo tanto se puede prevenir no llevando los lentes de contacto más del tiempo recomendado, observar las instrucciones de los productos de limpieza de los lentes, renovar el estuche de los lentes, limpiarlos y almacenarlos adecuadamente.

Además, algunas condiciones como la diabetes mellitus también incrementa el riesgo de que se produzca una infección de la córnea.

Síntomas: los síntomas pueden variar según las causas o punto de origen. Pero por lo general se presenta con ojos llorosos, enrojecimiento, secreción similar al pus, inflamación, dolor intenso, y en algunos casos visión borrosa.

Tratamiento: la manera de tratarlos también varía según la causa de la infección. Por ejemplo cuando es una infección bacteriana se puede tratar con gotas oculares antibióticas. Y cuando son infecciones virales se recomiendan cremas oculares o comprimidos.

Infección ocular

La infección ocular suele provocarse por bacterias, virus, parásitos u hongos. Aunque los más comunes son los virus que se manifiestan en el interior del párpado o en la superficie del ojo.

¡Ojo! El virus del herpes y la histoplasmosis son algunas de las causas más comunes, como también lo son algunas enfermedades de transmisión sexual como la clamidia y la gonorrea.

Síntomas: los síntomas dependen un poco de las causas, pero la mayoría presenta inflamación en la conjuntiva, sensación de quemazón intensa y secreción acuosa o purulenta.

Tratamiento: de igual forma el tratamiento adecuado depende de lo que la haya provocado, pero, en función de la gravedad, puede tratarse con antibióticos o con gotas oculares.

Algunas infecciones virales y bacterianas pueden desaparecer por sí solas. O en algunos pacientes refrescar los ojos suele ser un alivio.

Puedes notar que la mayoría de las infecciones oculares pueden desaparecer en poco tiempo por sí solas, y que también hay maneras de prevenirlas.

No obstante, nuestra recomendación es que ante cualquier síntoma de infección -o de los que te hemos mencionado- acudas a un oftalmólogo, ya que con su revisión y diagnóstico se minimiza el riesgo de que el problema sea mayor, lo cual puede pasar.

¿Tienes alguna duda al respecto? Déjanos tu pregunta en los comentarios y pronto te estaremos respondiendo.

¡Cuida tu visión, es el sentido más importante!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio