Los lentes de sol no son un asunto menor

Sin excepción, todos los lentes que uses en tus ojos deben tener protección contra los rayos ultra violeta (UV). Esto es aún más significativo si hablamos de los lentes para sol.

La Academia Americana de Oftalmología preguntó al respecto, la autoridad en el tema de salud visual quería saber si las personas tenían en cuenta el factor protección al comprar sus lentes de sol. Los resultados no son alentadores, menos de la mitad de los encuestados no revisan el adhesivo que garantiza la protección UV y con frecuencia los adquieren en sitios que no son confiables.

Veamos ahora por qué es nocivo usar lentes de sol sin esta protección. La respuesta es más profunda de lo que piensas, pues no solo no estás protegiendo tu visión, sino que la estás exponiendo aún más.

La luz solar tiene rayos de alta energía llamados radiación ultravioleta (UV), dentro de los que se encuentran los UVA y los UVB, que causan daños en los ojos, afectan los tejidos y producen quemaduras. Son peligrosas porque se acumulan a lo largo de los años en distintas estructuras y traen consecuencias de forma permanente.

Debe recordarse que los rayos UV pueden causar desde irritaciones, cataratas, quemaduras, deterioros en el cristalino y la retina, afectaciones en la córnea, tumores con probabilidad de cáncer. Repasemos algunos de los perjuicios más comunes:

Molestias y lesiones en la córnea y la superficie ocular, como pterigion o pinguécula. Se corrigen si se tratan a tiempo.

La sequedad ocular puede provocar queratitis, inflamación de la córnea. Podemos decir que equivale a una quemadura solar que se manifiesta con dolor, lagrimeo y fotofobia intensa.

Pueden aparecer patologías degenerativas, es decir que se acelera el envejecimiento de los ojos. Dentro de este grupo se encuentran la catarata y la degeneración macular, que puede llegar a la pérdida gradual de la visión central.

Las lesiones en la retina también pueden generarse con la exposición continuada al sol. Otras lesiones más graves son tumores palpebrales malignos o tumores de la conjuntiva.

Debemos tener en cuenta que los rayos directos del sol son nocivos, pero también la luz que se refleja en las distintas superficies, así que hasta en la sombra debes protegerte, más si te encuentras en zonas costeras del trópico como nuestro soleado Urabá.

Ahora veamos, lo que sucede con los lentes de sol sin protección UV. La oscuridad del lente disminuye la entrada natural de luz, lo que hace que la pupila se dilate aún más, esto hace que la exposición aumente, pues se abre de par en par la puerta de entrada a los rayos perjudiciales, causando los graves daños anteriormente mencionados.

Por esto, es tan importante que tus lentes de sol tengan el adhesivo que garantiza 100 % de protección UV.

Otros aspectos a tener en cuenta

  • Las gafas de sol deben ser grandes, para garantizar mayor protección en ojos y párpados.
  • Deben tener anti-reflejo.
  • El color del lente sí importa, algunos tonos pueden resultar menos protectores y otros inconvenientes para actividades como conducir.
  • Usa lentes de sol hasta en los días nublados, pues la radiación ultravioleta (UV) atraviesa las nubes y la neblina.
  • Los niños son igual de susceptibles a los rayos del sol como los adultos. Fomenta hábitos saludables.

Compra solo en ópticas

Finalmente, solo las ópticas son los lugares recomendados por los profesionales de la salud visual para adquirir cualquier tipo de lentes. Solo estos lugares son confiables y te garantizan que tus ojos estarán seguros.

Además, encuentras asesoría en lo que respecta a la protección UV y no hay otro lugar adecuado si usas lentes correctivos por alguna patología, lo recomendable es que las gafas de sol también tengan esta fórmula.

En Oftalmoservicios te esperamos para brindarte la mejor atención, asesoría y respuesta a todas tus dudas. Para a salud de tus ojos debes confiar solo en los expertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio