Persona poniéndose un lente de contacto

Tus lentes de contacto necesitan de tus cuidados

Tienen muchas ventajas, de hecho, son preferidos sobre las gafas. Pero si estás dispuesto a beneficiarte de lo que te ofrecen, también debes estar dispuesto a cuidarlas muy bien. Recuerda que estarán en contacto directo con tus ojos, que son muy sensibles. Pero es fácil, es cuestión de método y de generar un hábito.

No es un asunto menor, no seguir las normas de higiene y cuidado con tus lentes de contacto te expone a una infección ocular grave o puede afectar la córnea. Esto implica: limpieza, desinfección y almacenamiento indicado por los profesionales de la salud.

Los lentes de contacto tienen muchas ventajas, tales como:

  • Proporcionan un campo de visión amplio, pues se ajustan a la curvatura del ojo.
  • Se puede hacer deporte con ellos.
  • No se ven afectados por el clima y la temperatura, no se empañan.
  • Son muy cómodos de llevar.

Pero también es cierto que deben ser cuidados de manera especial para evitar riesgos:

  • Los lentes de contacto deben usarse, estrictamente, el tiempo indicado por el especialista. El exceso puede terminar rayando el ojo, lo mismo sucede si hay problemas de ajuste.
  • También puede hacer que los vasos sanguíneos crezcan en la córnea, generando una situación riesgosa.
  • El uso de gotas oftálmicas no es recomendable cuando se usan lentes de contacto, a no ser que sean humectantes y recomendadas por el oftalmólogo.
  • Si los ojos se enrojecen, duelen, si están acuosos, si se ve borroso o si hay sensibilidad a la luz, quítate los lentes y consulta de inmediato.

Recomendaciones para cuidar tus lentes de contacto

Existen varias formas de limpieza, depende del tipo de lentes, si sufres de alergias o si tus ojos tienden a formar depósitos de proteínas. Así que lo primero es preguntar al especialista o en tu óptica de confianza, cómo proceder. Recuerda que estamos hablando de la salud de tus ojos, así que tómate el tiempo de hacer lo correcto.

  • Ajústate, de forma estricta, a las horas de uso indicadas por tu oftalmólogo.
  • Sigue las instrucciones del médico, de la óptica y del fabricante respecto al uso de la solución de limpieza y del almacenamiento.
  • Cuando se guardan por mucho tiempo, se deben desinfectar de manera especial. Esto es cuando no los usas por más de 30 días.
  • Los lentes de contacto tienden a deformarse con el tiempo, lo que afecta la forma de tu córnea. Así que debes cumplir con tus citas, con la frecuencia dictaminada por el especialista. Con esto aseguras que siempre ajustarán como requiere tu salud visual.
  • Es importante que no te bañes con ellos puestos, ni entres a bañeras, piscinas, mar, ríos, etc.
  • Retíralos para dormir.
  • Antes de manipularlos, lávate las manos con agua y jabón. Sécalas con una toalla sin hilos sueltos.
  • Con los dedos limpios, frota tus lentes, luego enjuaga tu solución antes de remojarlos.
  • No uses tu saliva para humedecer, la boca tiene gérmenes que no quieres llevarte a los ojos.
  • No enjuagues ni almacenes los lentes de contacto en agua.
  • Tampoco utilices soluciones salinas caseras. No te sirven las gotas humectantes para desinfectar, estas tienen otra función. Usa solo el líquido que te señale el especialista o en tu óptica.
  • No reutilices líquidos, usa uno nuevo cada vez que desinfectes.
    Usa solo los recipientes indicados para verter la solución. Mantén la botella bien cerrada cuando no la uses.
  • Mantén limpia la caja donde almacenas tus lentes, limpia con la solución estéril, no la pongas en el agua del grifo, y déjala secar con el ambiente. Reemplázala cada 3 meses y verifica constantemente su buen estado.

Si piensas que cuidándolos también cuidas tus ojos, te será más fácil generar la rutina necesaria. Ya verás que es fácil, pero tienes que tener estas recomendaciones para comenzar a generar el hábito de higiene. Disfruta de los grandes beneficios que te dan los lentes de contacto.

Los especialistas de Oftalmoservicios te esperan para atenderte y nuestra óptica tiene los lentes de la mejor calidad y una asesoría ajustada a tus necesidades.

Nos encuentras en la carrera 98 #103 – 89, barrio La Chinita de Apartadó (Antioquia – Colombia).

¡Visítanos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio